This is just the beginning – escribamos cosas increíbles

Hoy, 27 de abril de 2020, es un día que forma parte de la época más complicada que, a nuestros apenas 10 años de vida en dinkbit, nos ha tocado enfrentar. La situación derivada de la pandemia de COVID-19 es algo que ni en los mejores guiones de Hollywood fue alguna vez descrito con tal detalle para explicar lo que estamos viviendo. Sin embargo, existe mucha información al respecto y, lejos de enfocarnos en aquello que todos ya conocemos, en dinkbit y en nuestras empresas hermanas quisimos ver oportunidades y abrir un espacio de contenido relevante que sume valor a cualquier persona que nos lea.

Mucho se ha comentado que aquel que no termine un libro, escriba una novela, vea las 8 temporadas de Game of Thrones, haga un bebé o genere algo que marque un cambio durante este confinamiento, no habrá aprovechado el tiempo de la mejor manera. Por ello decidimos comenzar con esta iniciativa que permitirá abrir un espacio a nuestros más de 30 colaboradores, en dos continentes, a compartir un granito de arena de ese conocimiento en el que son expertos.

 Algo que nos ha distinguido desde que empezamos en 2010 es el “hacer cosas increíbles”, no hay nada que hubiéramos publicado, enviado, generado, vendido o compartido, que no tenga ese sello en su ADN y la métrica de este nuevo proyecto no está por debajo de ello.

 A partir de hoy, compartiremos de forma semanal contenido relevante referente a alguna de nuestras áreas de expertise que sumen y generen un cambio en la forma de pensar y ejecutar ideas relacionadas con marketing digital, ventas en línea, ecommerce, programación, diseño, administración, negocios, finanzas, tecnología, optimización de tiempo y cualquier tema que creamos nos ha funcionado para crear este increíble espacio de colaboración multidisciplinario.

 Quiero empezar contando sobre la dinámica de trabajo que tenemos y cómo ha cambiado el paradigma que muchos tenían sobre el “home office”. Comienzo por agradecer y aprovechar la situación en la que estamos, pues a diferencia de negocios que han tenido que cerrar u operar de forma parcial y que, a pesar de reinventarse e innovar, han visto mermada su principal fuente de ingresos. Para nosotros, comenzar a trabajar de forma remota fue sencillo; en otro momento tendré una colaboración comentado aquellas herramientas y medios que nos ayudaron en esta época, pero quiero hablar de aquel 17 de marzo en el que todo cambió.

 El 17 de marzo de 2020, un martes después de un día de asueto, decidimos que no era sano para nadie transportarse y salir de casa, arriesgando su integridad y la de su familia. Avisamos a todo el equipo de dinkbit que era momento de comenzar, de forma emergente, a trabajar desde casa. Al principio, podía sonar como algo muy padre y divertido, podríamos pasar mucho tiempo de calidad en casa conviviendo con nuestra familia, pero a los 10 minutos entendimos que la realidad era muy distinta, los medios de comunicación digitales, sabiéndolos usar a tu favor, son una herramienta muy valiosa, pero también muy demandante, que no te permite dejar de prestar atención por 5 segundos.

Comenzamos a agendar reuniones, muchas veces la primera a las 9 am, y la siguiente a las 10 am, sin un espacio intermedio para tomar un vaso de agua o ir al baño y mucho menos para pensar en qué seguía, simplemente tienes que ajustar tu cabeza y… switch, a lo que sigue.

 El trabajar desde casa nos hizo entender, a la mala y sin tiempo de prepararnos, que debíamos cambiar nuestra rutina cotidiana, adaptarnos y ser flexibles hasta donde la situación lo demandara.

 No me dejarán mentir, pero algo que extraño es la vieja rutina, el ir a la oficina, ver a las personas, estrechar sus manos, comentar su día, cumplir con nuestros deberes, regresar a casa, hacer lo que disfrutamos y prepararnos para el reto que viniera al día siguiente.

 Esta época ha exigido en nosotros sacar aquellas habilidades más importantes de organización y comunicación para atender nuestro mail, Slack, WhatsApp, llamadas, video conferencias en Zoom o Meet y un riguroso calendario minuto a minuto de forma simultánea.

 En dinkbit, hemos intentado mantener la mayor cantidad de acciones cotidianas, tal como se hacían. Tenemos juntas semanales con el equipo, vemos nuestras caras, comentamos nuestros retos, compartimos nuestros éxitos laborales o personales y sabemos que tenemos mucha gente alrededor que está en la misma situación y nos apoya a seguir adelante.

 Nunca lo hubiera pensado, las grandes, medianas o pequeñas empresas sólo piensan en cómo reducir costos y hacerse más pequeños; en cambio, nosotros, en dinkbit y empresas hermanas, aprovechamos el momento para crecer, integrando nuevas personas (1 en nuestros HQ en México y una más en nuestras oficinas en España) y capitalizando cualquier oportunidad que nos permita tener el barco a flote y dar a todo nuestro equipo certidumbre, tanto en su ámbito laboral, como económico.

 Nos estamos reinventando:

1)   Muy pronto lanzaremos nuestro nuevo sitio web, bien decimos que hacemos cosas increíbles y no haremos menos que eso al respecto.

2)   Lanzamos campañas que apoyen a la población a poder vender desde casa con una inversión mínima, difiriendo el resto del costo de sus tiendas en línea a meses sin intereses para que primero puedan generar ingresos sin costos fijos.

3)   Fuimos suficientemente humildes para recomendar a nuestros clientes cambios radicales en sus inversiones y estrategias, con miras de ahorrar el presupuesto posible e invertirlo sólo en lo que obtengan resultados a corto plazo por cada peso gastado.

4)   Buscamos opciones que generen valor para nuestros clientes, ideas revolucionarias que en plena contingencia les permita seguir con su core business y que cuando todo termine puedan levantarse muy rápido.

5)   Reinventamos nuestra área comercial, cambiamos nuestros procesos y mejoramos nuestra atención pre-sale e implementamos procesos post-sale.

6)   Aprovechamos el momento para capacitarnos, crecer y aprender aquello que habíamos dejado de lado, porque en el día a día decíamos que nunca teníamos tiempo.

7)   En nuestra plataforma, Kometia (https://kometia.com), extendimos el periodo de prueba de 15 a 90 días gratis, pensando que en 90 días estaremos fuera de esto y todos podrán haber generado algo para llevar comida a casa.

8)   En nuestra escuela de programación, Kodemia (https://kodemia.mx/), adaptamos todos nuestros bootcamps de forma remota en 24hrs. para que de manera ininterrumpida nuestros alumnos sigan aprendiendo y no se detengan.

9)   También en Kodemia muy pronto lanzaremos un nuevo proyecto llamado Skillup, que consta de pequeños cursos desde 8 hasta 60 horas para que desde casa, y en vivo, cualquiera pueda aprender alguno de los temas que nuestros mentores expertos dominan y están hambrientos por compartir.

10) Refly, nuestra plataforma de reventa de boletos de avión (https://refly.me), todos los días hemos buscado cómo apoyar a aquellos pasajeros varados o que no saben cómo aprovechar las oportunidades que las aerolíneas tienen para no perder los vuelos que ya habían comprado,

11) En divya, nuestra empresa de depilación de ceja con hilo (Brow Bar) y venta de productos de belleza (https://divya.com.mx), hemos tenido una de las situaciones más extremas que en la vida nos había tocado: con 41 puntos de venta físicos totalmente cerrados, hemos volteado a nuestros canales de venta en línea, mejoramos el 100% de nuestros productos, las fotos y descripción que los acompañaban y hemos decidido generar contenido de valor que sume a todos nuestros clientes con tips de belleza en casa.

12)  También en divya, dimos a luz a nuestro bebé que desde hace tiempo estaba en gestación, a partir de hoy ya tenemos nuestros más de 40 SKU’s en Amazon para su venta inmediata Prime, disponibles desde el warehouse directo de Amazon, con envío gratuito.

 Para concluir, creo que tenemos muchos bebés que estamos dando a luz en estos días, nunca pensé ser papá de tantos al mismo tiempo, no es cosa fácil, pareciera que trabajar desde casa es cosa sencillo, para mí, ha significado cambiar de una jornada laboral de 10 horas al día a 16, para generar un resultado en revenue de 1/3 del que estábamos acostumbrados. Creo que si no nos adaptamos, no la vamos a contar.

  Lo único que me mantiene tranquilo y lejos de aquellos ataques de pánico que tuve por ahí del 17 de marzo… es que me quedó claro y reafirmé lo que desde el día 1 todo el equipo directivo de dinkbit y todas las empresas en las que colaboramos ha construido: un equipo de 100. Nada de lo que comenté habría sido posible si no hubiéramos contado con el apoyo, la dedicación y el compromiso 24/7 de forma incondicional de cada uno de ellos y nuestras familias.

 Y sí… creo que esta cuarentena ha traído muchas más cosas de las que al principio pude imaginar, muchos bebés están naciendo. Ahora debemos de cuidarlos y ayudarlos a crecer, nunca perdiendo el foco de quiénes somos y qué hacemos: HACEMOS COSAS INCREÍBLES.

  Puntualizo que en cada palabra antes escrita, hago referencia al equipo y por eso quiero mencionar a cada uno de ustedes, porque sin ustedes, NADA de esto hubiera sido posible:

Joe, Rafa, Sara, Escorza, Vaq, Nico, Yael, Irene, Elena, Héctor, Marcia, Leo, Raymond, Shantal, Sofi, Fierros, Eli, Natanael, Steph, Naomi, Fer, Rina, Robs, Ingrid, Arturo, Carlos, Mike, Nat, Carlos M, Luz, Sam, Gerardo, Emmy, Rubí, Javier.

José Salame
José Salame

José Salame

CEO

Adicto al orden y la tecnología, me encanta conocer las tendencias y lo más nuevo en el mercado. Soy geek de corazón, emprendedor, me gusta mucho viajar y compartir mis conocimientos y aprendizajes con las personas que me rodean.

__

"Think big, start small, grow fast"